La anemia en el embarazo

La anemia es uno de los problemas más comunes que puede afrontar una mujer en el embarazo y está relacionado con la falta de una educación alimenticia adecuada,

Esto debido a que en muchas ocasiones aunque comemos normalmente lo hacemos haciendo uso de alimentos no nutritivos para nuestro organismo.

La anemia

Se produce cuando no hay suficientes glóbulos rojos para llevar oxígeno a nuestro cuerpo

Lo que produce una serie de síntomas entre los que se destaca el cansancio y pérdida de energía.

Tema de interés: Esto le pasará a tu cuerpo si estás esperando un bebé

Aunque la anemia es un trastorno común en la vida diaria son las mujeres las que más propensas son padecer este problema debido a la pérdida constante de sangre durante sus periodos menstruales.

La anemia en el embarazo

A nivel del embarazo las cuestiones se complican más ya que al no haber suficientes glóbulos rojos para trasportar oxígeno al bebe o el crecimiento del mismo se puede ver sumamente afectado.

Es por eso que los especialistas consideran que es de vital importancia que la mujer antes de salir embarazada planifique el mismo y se prepare.

¿Qué causa la anemia en el embarazo?

La falta de hierro se convierte en el factor más importante para una anemia en el embarazo

Tomando en cuenta que al iniciar el embarazo hay una pérdida importante de hierro que si no se maneja correctamente se puede traducir en una anemia rápidamente.

Algunas enfermedades como anemia falciforme o talasemia son consideradas origen de la anemia en el embarazo

por lo cual si usted ha padecido de alguna de estas enfermedades antes del embarazo debe de decirle al médico que la atiende para que él tome las consideraciones del caso.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia?

Básicamente los síntomas que deberíamos de vigilar en todo momento deberían de ser fatiga, dolor de cabeza, mareos constantes, palidez, dolor de pecho y aceleración en el ritmo cardiaco.

Si usted presenta alguno de estos síntomas es de vital importancia que se ponga en control con su médico para evitar que esto pueda complicarle el embarazo a largo plazo.

Recuerde que la mayoría de enfermedades que complican el embarazo son fácilmente controlables.

Es importante que desde antes del embarazo ustedes comience a ingerir dosis adecuadas de hierro.

La cantidad podrían variar según cada caso en 18 miligramos diarios antes de quedar embarazada mientras que ya durante el periodo del embarazo el médico le podría sugerir tomar al menos 27 miligramos diarios de hierro para evitar cualquier complicación relacionada con la pérdida del mismo.